viernes, 23 de junio de 2017
Padre Querbes
Visitas 1
- Por: POR
Biografia del fundador

NUESTRA BRÚJULA

UNA PERSONA EN EL ORIGEN DE UNA HISTORIA

1. LOS PADRES, LA FAMILIA

José Querbes y de Juana Brebant se casaron el 18 de diciembre de

1792. En Lyon, ciudad de 150.000 habitantes, formaron un hogar

cristiano. A su hijo, nuestro fundador, que nació el 21 de agosto de

1793, le pusieron por nombre Juan Luis José María. Fue bautizado

el mismo día de su nacimiento, no sin grandes dificultades, pues la

Iglesia de Lyon, en aquellos tiempos de la Revolución francesa era

una "Iglesia de catacumbas", con una red de comunicaciones y de

culto clandestinos y con unos sacerdotes que, con peligro de sus

vidas, aseguraban un servicio pastoral a los cristianos.

2. LA ESCUELA, LAS PRIMERAS OPCIONES

Luis asistió al catecismo en la parroquia de San Nicecio. Recibió la primera comunión a

los 12 años (junio de 1805). Luis aprendería a leer y escribir, no sabemos con quién, pero

no con su madre, pues era analfabeta. Ese mismo año, en octubre, ingresó en la escuela

clerical de San Nicecio, una especie de preseminario.

Quienes ingresaban a las escuelas clericales eran los

niños que cantaban o ayudaban en las ceremonias.

Admitían a aquellos que tenían aptitudes para servir en la

iglesia u ofrecían alguna esperanza de vocación para

clérigo. Un lujo para la época, en la que la escuela no

estaba aún organizada.

A los 14 años (1807) recibió el sacramento de la

Confirmación y al mes siguiente, la tonsura, por la que

entraba ya en el estado clerical.

Este año marca una opción decisiva: el voto de castidad: "Yo, Luis José María Querbes

hago voto de castidad para toda mi vida". El texto está escrito en un pequeño trozo de

cartón, recubierto por una imagen que representa la Anunciación. Vemos en este voto un

signo definitivo en esa época de juventud de Luis: la 1ª comunión, la confirmación, la

tonsura y la rúbrica de su entrega a Dios en el voto de castidad.

3. LOS EDUCADORES: GUIDO Mª DEPLACE

Luis tuvo un educador que le marcó: Guido Mª Deplace. Además de ser un buen profesor,

era un maestro de vida y un maestro cristiano. Guido muestra a Luis una atención

personal y afectuosa. Le da confianza, ánimos y consejos amistosos.

4. LAS OPCIONES DE VIDA

En septiembre de 1812 (19 años), solicita la exención del

servicio militar obligatorio: "Yo, el que suscribe, clérigo de

la iglesia de San Nicecio, declaro que mi intención ha

sido y será siempre la de consagrarme al estado

eclesiástico".

El 31 de octubre ingresa en el seminario de San Ireneo.

El 18 de diciembre recibe las órdenes menores.

En 1814, los jesuitas abren un noviciado en París. Luis

sueña con ser jesuita. Trata de ingresar al noviciado, pero

Manuscrito - voto de castidad

Página 1 de 4

parece ser que sus superiores le niegan la autorización.

En 1815 recibe el subdiaconado. Como aún no tenía la

edad requerida para recibir el diaconado, Luis fue

enviado como profesor a la escuela clerical de S. Nicecio.

Fue su período de prácticas. Es a la vez profesor,

catequista, animador del canto litúrgico y sacristán,

viviendo en cierta forma de antemano la vocación de los

viatores que fundaría.

El 20 de junio de 1816 le ordenan de diácono y el 17 de

diciembre de sacerdote. Detalla sus resoluciones: "Pido al

Espíritu Santo que haga descender en mí, especialmente,

el espíritu de fortaleza y de vigor...; el espíritu de

recogimiento y oración...; el espíritu de humildad y de

dulzura para comportarme como conviene con mis

superiores y con mis semejantes, para reprimir mi acritud,

para alegrar mi semblante sombrío y monótono, para

alejar las ideas tristes que me persiguen".

5. LA DEDICACIÓN PASTORAL

Después de ser ordenado, Querbes es destinado a su

parroquia, S. Nicecio, a petición de su párroco. Sus

tareas:

Es responsable de la Escuela Clerical. Se dedica

totalmente a la formación religiosa de los niños,

orientando su oración de la mañana y su reflexión de

la tarde. También se dedica a la catequesis.

Se hace presente en el mundo de los adultos. Anima

varias cofradías. Da charlas a hombres, jóvenes y

señoritas. Era un buen predicador, por ello es llamado

a predicar fuera de la parroquia y participa en las

"misiones", una especie de retiros intensivos a base de charlas, ejercicios de piedad, que

tenían por objeto la "conversión" manifestada por la confesión general de los pecados y

por la celebración de la Eucaristía con comunión. También dedica un tiempo importante a

las confesiones, las visitas a los enfermos, entierros...

Los pobres constituyen una preocupación para Luis, le llegan al corazón.

El 25 de octubre de 1822 fue nombrado párroco de Vourles, pueblo cercano a Lyon.

6. PÁRROCO DE VOURLES

Vourles, pueblo de unos 800 habitantes, se ganó en la

Revolución el sobrenombre de "Vourles el Valeroso".

Querbes encuentra en Vourles un panorama

desalentador: la práctica religiosa era escasa, sobre

todo entre los hombres, la iglesia estaba en ruinas y la

casa cural no valía mucho más.

Llega con espíritu emprendedor y renovador. Utiliza los

métodos pastorales de la época: predicación, invitación

a la práctica de los sacramentos, desarrollo de

cofradías piadosas, etc. Utilizó su talento de predicador

para conmover los espíritus y los corazones.

Parroquia de San Nicecio

Vista panorámica de Voules

Página 2 de 4

Pero lo que más le preocupaba era la educación y la

educación cristiana de los niños. No sólo por ver a los

niños sin escuela, desasistidos,... sino porque educar

cristianamente a los niños era primordial para rehacer la

mentalidad cristiana. Llamó a las Hermanas de San

Carlos para dirigir una escuela de niñas, la única de la

región dirigida por religiosas. Para la escuela de niños

solicitó ayuda a los HH. Maristas y a los de La Salle.

Nadie enviaba un maestro solo, sino que ofrecían

enviarlos de tres en tres. Y él no tenía dinero para

alimentar a tres hermanos. ¿Cómo educar

cristianamente a los niños de los pueblos pequeños?

7. FUNDADOR

La primera intuición fundadora que tuvo el P. Querbes

fue la de crear un centro de formación y una sociedad

de maestros para las escuelas parroquiales. Recibirían

una formación pedagógica para "enseñar a educar a los niños, a dirigir las escuelas" y

una formación para la pastoral parroquial ("secundar a los curas encargados de las

parroquias"). La casa de la sociedad serviría también como centro de acogida para los

maestros retirados. "El proyecto -dice el P. Querbes- es formar una verdadera escuela

normal, que sea para la diócesis un semillero de maestros para las escuelas cristianas

parroquiales, los cuales sean en nuestras parroquias rurales, acólitos y sacristanes de los

párrocos, siempre a sus órdenes, como también a las del Obispo, ya sean célibes o

casados".

La Asociación llevará el nombre de "Clérigos parroquiales o Catequistas de San Viator".

Clérigos parroquiales: se encargarán de la liturgia, del canto en la iglesia, del servicio a

los altares. Catequistas: enseñarán la doctrina cristiana a los niños en las escuelas

rurales.

Para ejercer su acción, la nueva Sociedad debe

obtener la aprobación legal. Adquiere muy pronto la

autorización civil. Algo más tarde, el 3 de noviembre

de 1831, la diócesis de Lyon reconoce su existencia.

Esta fecha marca el nacimiento de la comunidad de

Viatores.

Muy a su pesar, tuvo que acceder a introducir en los

estatutos de su sociedad cambios sustanciales, que él

no había previsto, y que le llevan a fundar una

congregación religiosa.

Para dar a su Instituto legalidad internacional, el P. Querbes solicita de Roma la

aprobación pontificia, que obtiene el 21 de septiembre de 1838, ocho años después de su

fundación.

El P. Querbes murió en Vourles el 1 de septiembre de 1859.

8. ALGUNOS RASGOS DE SU FORMA DE SER

a) Luis es instruido y culto

(latín, griego, inglés e italiano). Tiene una inteligencia "pronta y segura"; un juicio "seguro,

recto, exquisito, sólido"; una memoria "feliz, excelente"; un espíritu "penetrante, fino"; un

: bachiller, lee mucho, habla y escribe en varios idiomas

Santuario antiguo de Fourviere

Lugar donde falleció L. Querbes

Página 3 de 4

gusto "pronunciado por el estudio". En matemáticas, derecho comercial, teneduría de

libros,... era bueno. Pero sobre todo era excelente en teología, en derecho canónico y en

historia de la Iglesia.

b) Da impresión de fuerza física y mora

franco en la palabra y en su actuar. Manifiesta más autoridad que amenidad. Es un

hombre comunicativo y con "chispa". A pesar de su franqueza es diplomático.

l: sin ser tosco, le falta suavidad, es directo y

c) Tiene, y él mismo reconoce, ciertos defectos

: petulante, impulsivo y mordaz.

d) Pero en su interior es humilde, renuncia a sus proyectos, es generoso, soporta

con paciencia las deficiencias de sus religiosos y colaboradores

brazos abiertos para acoger a quien se descarría o para dar una nueva oportunidad.

Alguien le recuerda así: "Hemos visto a menudo en sus visitas a las escuelas que temía

hacer sufrir. Y en las visitas a las parroquias era de una reserva y de una modestia que se

hubieran tomado por timidez exagerada (...). Te escuchaba con paciencia, recogía tus

confidencias, sufría con tus penas, se identificaba con tus desgracias, buscaba y a

menudo encontraba el remedio para el mal. Y ciertamente no regateaba, no medía los

sacrificios para aliviarte. Puedo decir que jamás rehusó su ayuda a las personas

necesitadas que se dirigieron a él, y desafío a cualquiera a demostrar lo contrario".

. Siempre con los

e)

Sus convicciones acerca de la educación: la recristianización debe comenzar con la

educación cristiana

religión no puede construirse una sociedad.

En resumen, Luis se nos manifiesta como un hombre maduro, abierto, al tanto de las

corrientes que mueven su tiempo.

. Hay que luchar contra la ignorancia religiosa y la indiferencia. Sin

Página 4 de 4

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad